martes, 25 de mayo de 2010

Diagnóstico

Se basa principalmente en determinar la presencia de Toxoplasma gondii. Es más fácil la detección tanto en la fase inicial como en la crónica latente que en las fases intermedias. Para el diagnóstico existen dos tipos de métodos, el directo y el indirecto.

1.- Métodos directos:

• Revisión microscópica de mues
tras al fresco, frotis, muestra de tejido corporal e inoculación, de Toxoplasma gondii asilado, en ratones o cultivos de tejidos. Este procedimiento no garantiza un resultado específico ya que no es fácil reconocer formas libre o pseudoquistes en la infección aguda.
• Demostración de quistes sirve para confirmar infección p
ero no sirve para el diagnóstico de un caso agudo.
• Inoculación experimental en ratones es una gran posibilidad de demostrar la presencia del parásito pero es demasiado com
plicada y lenta.
• PCR (Reacción en
cadena de polimerasa): Es una técnica rápida, sensible y específica en toxoplasmosis aguda. Se obtienen a partir de muestras de líquido céfalo raquídeo, médula ósea, biopsia de tejidos y sangre.

2.- Métodos indirectos (El diagnóstico serológico):

• Detección de inmunoglobulina G:
  • – RSF (Reacciones de Sabin y Feldman)
  • – RIFI (Reacción de inmunofluorescencia indirecta)
  • – ELISA
  • – RHA (Reacción de hemaglutinación indirecta. No permite detectar anticuerpos de la fase inicial de la infección)
  • – RFC* (Reacción de fijación del complemento) ya no tiene importancia en el diagnóstico.
  • – RAD* (Reacción de aglutinación directa) modificada sirvió para la detección de toxoplasmosis en pacientes con SIDA.
• Detección de inmunoglobulina M (principalmente en la fase inicial de la infección):
  • – Para detectar toxoplasmosis congénita, RIFI-IgM y ELISA.
  • – ISAGA (Aglutinación inmunoabsorbente): combina RAD con ELISA.
* Estos mismos métodos son útiles para la detección de IgA e IgE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada